Páginas vistas en total

viernes, 28 de enero de 2011

Juana de Arco. La dama de Orleans.



No sé bien si fue la canción Joan of Arc (Maid of Orleans) de O.M.D. (Orchestral Manoeuvres in the Dark) la que me acercó en 1982 a la figura aterciopelada de Juana de Arco o si fue su heroica vida la que me atrajo en un primer momento hasta que el video clip configuró una imagen estilizada que no se correspondía con la realidad de una mujer guerrera, heroica y visionaria.
Años más tarde apareció la película basada en la vida de Juana de Arco y entonces la heroína abandonó aquel conjunto de imágenes acompañadas de una música tan sugerente para convertirse en la mujer que quiso vivir y morir sin traicionar la razón de su fe.
Porque Juana de Arco pudo ser una iluminada que se sintió abocada a cumplir con su destino hasta las últimas consecuencias, hasta la muerte, y así, algunos podrían decir que estaba loca, pero lo que es evidente es que al menos vivió como quiso vivir sin que nadie la empujase a una muerte tan horrible y tan temprana.
Ejemplos como el suyo hoy no se entienden, pero faltan Juanas de Arco que pasen por la vida sintiendo y asumiendo un compromiso más allá de los dones de la vida.

domingo, 23 de enero de 2011

¿Qué es poesía?

La poesía es creación, es expresión y es emoción. Como en todas las obras de arte, sea cual sea su vertiente, fondo y forma se funden en algo nuevo independiente de la realidad, algo con lo que podríamos identificarnos, que podría ser realidad, algo que simplemente podría formar parte de nuestros deseos y frustraciones.
En más de una ocasión, hubiéramos querido escribir, pintar o esculpir un poema, un cuadro o una escultura, nos hubiera gustado expresarnos de la misma forma porque esa expresión respondía a la emoción o al sentimiento que llevábamos dentro.
Cuántas veces no habremos ensayado cada uno de nosotros una poesía, simplemente como una manera de exteriorizar lo que nos pasa, una pena casi siempre, o una alegría,  sin mayores pretensiones a pesar de que haya acabado perdida en un cajón o una carpeta...
POR ESO, HA LLEGADO EL MOMENTO DE QUE ESCRIBAS TU POEMA. PERMÍTENOS QUE NOS ASOMEMOS A SU EXPRESIÓN Y PROMETEMOS QUE NOS PREGUNTAREMOS POR QUÉ LO ESCRIBISTE O QUÉ QUISISTE DECIR. "PORQUE EL ARTE ES LARGO, Y ADEMÁS, NO IMPORTA".

NO COMENTES LA ENTRADA. REGÁLANOS UN POEMA EN TU COMENTARIO. Y GRACIAS.

domingo, 16 de enero de 2011

Muñecas de porcelana.

Dice la R.A.E que la porcelana es una "especie de loza fina, transparente, clara y lustrosa, inventada en China e imitada en Europa". Y en su tercera acepción: "esmalte blanco con una mezcla de azul con que los plateros adornan las joyas y piezas de oro".
Cuando estamos ante una mujer de piel blanca y lustrosa, poco expresiva, pero a la vez enigmática decimos que parece de porcelana.
No me atrevería a decir si ser o parecer de porcelana es poseer una cualidad positiva o no porque detrás de la aparente belleza se encuentra la frialdad, la expresión hierática del rostro y del alma.
Leon Tolstoi escribió La muñeca de porcelana, un breve relato en el que su mujer se transforma en muñeca de porcelana cuando ambos están solos.
"A través de mi sueño la oí abrir la puerta, respirar mientras se desvestía, salir de detrás del biombo y acercarse a la cama. Abrí los ojos y vi -no a la Sonia que tú y yo concíamos-, ¡sino a una Sonia de porcelana! (...) Le toqué el brazo; era suave, agradable al tacto y de fría porcelana. Pensé que estaba dormido y me pellizqué, pero ella no cambió y se mantuvo inmóvil frente a mí.
Le dije:
-¿Eres de porcelana?
Y sin abrir la boca (que permaneció como estaba con sus labios curvos pintados de rojo brillante), replicó:
-Sí, soy de porcelana".
Así que, yo me pregunto qué fue lo que motivó esta mutación tan extraña en una mujer que compartía una apacible vida burguesa con su marido y me pregunto cuántos hombres y mujeres de porcelana no habrá alrededor de nosotros compartiendo su vida, su trabajo y sus aparentes emociones con nosotros que, al menos que seamos del todo conscientes, no somos de porcelana.
Y qué se puede hacer cuando tu pareja se convierte en un objeto de porcelana? De momento, procurar que no se rompa porque, puestos a compartir una vida con un objeto inanimado, mejor sería, creo yo, escoger un maniquí (por lo menos), como en aquella película de tan afamado actor que protagonizó La cabina, de cuyo nombre no puedo acordarme.
¿Eres tú un ser de porcelana?

www.ciudadseva.com/textos/cuentos/rus/tolstoi/munyeca.htm

lunes, 10 de enero de 2011

Poema I.

Para entender tu nombre,
evadido por caminos inciertos,
huido entre las sendas
del conocimiento -dentro de mí-
no necesito más que la intuición.

Y cuando te reveles
indefectiblemente
completa en cuerpo y sangre,
tu imagen quedará
sellada en el recuerdo.

domingo, 9 de enero de 2011

A todos vosotros.

Feliz año, ya con retraso, a todos mis amigos, a todos los que os habéis acercado a mi blog, a todos los que no lo habéis hecho aún, a los que aún no he dado el enlace y a todos los que, sin conoceros, os acercaréis a mis palabras.
Os dedico de todo corazón, este poema de Mario Benedetti:

Si alguna vez adviertes que te miro a los ojos
y una veta de amor reconoces en los míos,
no pienses que deliro,
piensa simplemente que puedes contar conmigo.
Si otras veces me encuentras huraño sin motivo,
no pienses que es flojera,
piensa solamente que puedes contar conmigo.
Pero hagamos un trato,
yo quisiera contar contigo.
¡Es tan lindo saber que existes!, uno se siente vivo,
y cuando digo esto
no es para que vengas corriendo en mi auxilio,
sino para que sepas que tú siempre puedes contar conmigo.

jueves, 6 de enero de 2011

La confesión del doctor Jekyll.

"Sí, tomé partido por el maduro e inquieto doctor, rodeado de amigos y con la ilusión confiada a honestas esperanzas; dejé caer con un definitivo adiós a las riendas de mi libertad, renuncié a mi otra juventud, a la ligereza de la vida y a los violentos impulsos y secretos placeres que había disfrutado oculto en Hyde.(...) Decidí redimir el pasado con mi conducta futura, y puedo decir honestamente que mi decisión dio algunos frutos. Tú mismo sabes con cuánto empeño trabajé en los últimos meses del año pasado por aliviar mis sufrimientos; sabes que hice mucho por los demás y que aquellos días pasaban sosegadamente, casi felices para mí. Sinceramente no puedo decir que hallara fastidiosa esta vida benéfica e inocente, creo, al contrario, que día a día disfrutaba más; mas aún sentía dos cursos de dobles intereses atravesarme; y tan pronto como se agotó el primer impulso de mi penitencia, mi parte más baja, tanto tiempo consentida, tan recientemente encadenada, empezó a bramar por licencia. No es que yo soñara con resucitar a Hyde, cuya sola idea me aterrorizaba; no, fue en mi propia persona donde sentí ahora la tentación de jugar con mi conciencia, y así, como cualquier pecador secreto, caí finalmente ante los asaltos de la tentación."

La novela sobre la dualidad del ser humano, sobre el desdoblamiento de la personalidad o, simplemente, la novela que simboliza el juego de la doble vida sigue teniendo vigencia hoy en día como uno de los grandes clásicos de la literatura universal.
El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, (Robert L. Stevenson, 1886) representa el dilema de la tentación, la duda ante el camino correcto de la moral, la tentación ante lo prohibido y la fascinación ante el pecado. Una cuestión de fortaleza o de debilidad ante los vicios.
Y es que a Jekyll el asunto se le fue de las manos y lo que comenzó como una exploración del lado oscuro sobre el que ejercía un dominio, acabó convirtiéndose en un "vicio", en algo que acabó por dominar y arruinar su primera vida.
Las apariencias engañan, es cierto, y de lo que veas, la mitad creas, dice una sentencia popular y, al final, todo sale.
Eso sí, mantener esta dualidad, es decir, elegir la vía de no renunciar a ninguna de las dos caras, de las dos vidas, exige tener un dominio exhaustivo sobre tu personalidad y sobre tu vida que muy pocos podrían superar.
Este pasaje refleja muy bien la esencia de la novela de Stevenson: ¿puede y/o debe el hombre renunciar a sus instintos?
Hasta donde la libertad del prójimo y los derechos humanos empiezan, debe renunciar a sus instintos, pero en todo lo demás, se debe explorar, concer y experimentar sin más límites que la felicidad de uno mismo y de las personas que quieres.

miércoles, 5 de enero de 2011

Poema introductorio.

El transcurso del tiempo no marchita
tu nombre ni lo eclipsa, lo mantiene
secreto, lo atesora; pero yo
no sé si te conozco.

Mis labios no te asían como antes,
ya no te perfilaban. Tu expresión,
las cadencias de tu voz, tu sustancia,
no me pertenecían.

La esencia de tu cuerpo, tu simiente,
el tiempo no las cambia, permanecen
por siempre inalterables.

Y sin embargo, busco en mi consciencia
la forma de atraparte, poseerte,
pronunciarte o callarte.

martes, 4 de enero de 2011

Les vacances

Els meus pares són extremenys, però quan arribava l'estiu, marxàvem a València, concretament a un poble de La Ribera, situat entre Xàtiva i Alzira, que diuen Castelló de la Ribera. Permeteu-me en aquest punt que faci alguns aclariments.
En primer lloc, he de dir que a Don Benito (Badajoz) anàvem a la Setmana Santa i per La Immaculada, i clar, m'avorria molt visitant els amics dels pares, comprant xoriços i formatges.
En segon lloc, estiuejar a Castelló es deu a raons històriques i familiars. Durant la Guerra Civil, una cosina-germana de mon pare es va quedar a viure en aquell poble, ella i la resta de la família descendent de la tia Rosalía, germana de la meva àvia paterna. L'afecte comú entre ambdues parts va fer que ens convidéssim a passar-hi les sempre curtes vacances a casa seva.
Per últim, el nom original del poble és Villanueva de Castellón, el qual li va donar el rei Felipe II, per a diferenciar-lo de Castelló de la Plana. Quan va arribar la democràcia, la gent es debategava entre canviar el nom per Vila-nova de Castelló, o Castelló de la Ribera, nom que porta enguany.
Els primers passos en l'aprenentatge del català van ser en valencià i mai no vaig aventurar-me a parlar-ne. En canvi, m'afanyava per n'entendre. Els amics deien que ja era hora que en parlés i que n'entengués perquè portava molts anys anant-hi.
El cas era que ells no s'acostumaven a parlar-me en castellà, els hi costava molt i, encara que començaven en castellà per tal que els entengués, en mig de la conversa continuaven en valencià. De fet, per alguns, traduir un text al castellà suposava un esforç considerable.
D'altra banda, aquells anys, els primers de la democràcia, van ser anys de reivindicacions nacionalistes, anys en els quals vaig comprendre que ésser espanyol o sentir-se espanyol no era igual en totes parts i que existia un rebuig a identificar-se amb Espanya. Però d'això tractarem més endavant.

lunes, 3 de enero de 2011

Contenedores de papel.

Últimamente, en el Barrio de Lacoma, se prodiga la quema de contenedores de papel. Creo que de los que están cerca de mi casa no queda ninguno de los originales porque alguien se dedica a quemarlos arrojando en su interior algún líquido inflamable o una cerilla, vaya usted a saber.
El pasado día 30 de diciembre presenciamos la última hoguera de San Juan por Navidad. Mi hijo pequeño se lo pasó muy bien porque allí acudieron policía municipal, nacional y un camión de bomberos azul, pintado de tal guisa con el objeto de protestar ante la falta de medios que padece el noble cuerpo.
Un derroche de medios para cubrir una urgencia que en algunos casos se salda con daños a los coches que aparcan junto a estos contenedores. Allí estaban dos muchachitos exhibiendo mecheros y sonrisas. El policía nos pide que nos apartemos por seguridad, pero a uno de los niñatos no se le ocurre otra cosa que ponerse cerca del contenedor arrimando las manos para calentarse un poco. El policía le llama la atención y no pasa nada, claro, es una chiquillada, pero podía haberle sancionado de alguna forma por desacato a la autoridad y por su actitud temeraria, por no hablar de la chulería y falta de educación.
El tío de la vara le hubiera venido mejor para templar al joven adolescente más que el calor que salía del contenedor, pero no vino ni siquiera para castigar al vándalo causante del suceso.