Páginas vistas en total

lunes, 10 de enero de 2011

Poema I.

Para entender tu nombre,
evadido por caminos inciertos,
huido entre las sendas
del conocimiento -dentro de mí-
no necesito más que la intuición.

Y cuando te reveles
indefectiblemente
completa en cuerpo y sangre,
tu imagen quedará
sellada en el recuerdo.

4 comentarios:

  1. ¿Esto qué es, un poemario por entregas? Pues me gusta la idea. Sigue, sigue, que vas por buen camino (aunque sea incierto) entre las sendas del conocimiento (o de la intuición). Besiños.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Sí, por entregas.
    La intuición nos conduce, guiada por axiomas que creemos certeros, hacia el objeto buscado, pero cuántas veces la intuición no se deja llevar por un error persiguiendo un deseo irracional.
    Abriré una nueva entrada para que publiquéis vuestros poemas y relatos, ésa es mi idea.
    Besiños. Teño saudade da xuntanza, o como se diga en nuestra lírica lengua gallega.

    ResponderEliminar
  3. Bonito regalo para tus amigos, este de tu poemario por entregas, como dice Biblos. Este me parece muy "salinesco". Ah, la intuición: a veces se manifiesta como un flechazo y todo está claro. En otras, no hay forma de seguirla...Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es muy posible porque la generación del 27 en su conjunto me influyó cuando leí su obra en aquel momento. El poemario lo escribí en el 93 y digamos que lo estoy corrigiendo, como hacía el raro de Juanra.

    ResponderEliminar