Páginas vistas en total

viernes, 12 de noviembre de 2010

wrong



I was born with the wrong sign,
in the wrong house,
with the wrong ascendency,
I took the wrong road
that led to
the wrong tendencies,
I was in the wrong place,
at he wrong time
for the wrong reason
and the wrong rhyme,
on the wrong day
of the wrong week,
used the wrong method
with the wrong technique.
Wrong.
There's something wrong with me chemically,
something wrong with me inherently,
the wrong mix,
in the wrong genes,
I reached the wrong ends
by the wrong means.
It was the wrong plan
in the wrong hands,
for the wrong man,
the wrong eyes
on the wrong prize,
the wrong questions
with the wrong replies.
Wrong.
I was marching to the wrong drum,
with the wrong scum,
pissing out the wrong energy,
using all the wrong lines
and the wrong signs,
with the wrong intensity.
I was on the wrong page
of the wrong book,
with the wrong rendition
of the wrong look,
wtih the wrong moon
every wrong night,
with the wrong tune playing
till it sounded right, yeah.
Wrong
Too long.

Permitidme, queridos amigos, presentaros la letra de una de las canciones que mejor reflejan la fatalidad del ser humano y la consciencia de encarnar un destino aciago. O simplemente, la expresión de una certeza y una frustración, en definitiva, la conclusión de quien juzga su vida como un cúmulo de errores en cadena.
Resulta interesante traducir esta canción porque "wrong" deberá traducirse cada vez de un modo diferente para adaptarse al contexto.
Propongo a mis lectores que lo intenten.

En cualquier caso propongo la siguiente traducción:


Nací bajo un signo aciago, en una familia que no me correspondía, bajo un ascendiente funesto. Tomé el camino equivocado que me condujo a tener inclinaciones poco recomendables. Estuve en el lugar menos propicio, inoportunamente, sin razón ni motivo aparente, el día de la semana equivocada utilizando un método y una técnica erróneos. Equivocado.
Hay algo químicamente incorrecto en mi interior, algo inherentemente erróneo, una combinación imprecisa en unos genes inadecuados. Perseguí objetivos perversos a través de medios inmorales. Se trataba de un plan horrendo manejado por alguien malvado, la horrible teoría de un hombre pérfido, el premio equivocado para unos ojos cegados, la pregunta improcedente con una respuesta inadecuada. Equivocado.
Caminé obsesivamente junto a la peor canalla, vomitando mi cólera, siguiendo cualquier indicio y pista incorrectos con desaforado denuedo. Estuve en la página errónea de un libro prohibido bajo el influjo de una luna adversa noche tras noche sin pretenderlo, ensayando una melodía malsonante para que sonara correctamente, sí. Equivocado. Durante mucho tiempo.

A ver si me ayudáis.

martes, 2 de noviembre de 2010

Frómista, Úbeda y Pesadas de Burgos.

La villa palentina de Frómista debe su nombre al repoblador y fundador, Frumista, voz que procede del germánico fruma, "el más valiente". Sin embargo otros lo derivan del latin frumentum, "trigo", de donde deriva frumentaria, es decir, Formentera. Desde luego que merece la pena visitar su iglesia.

Úbeda, en la privincia de Jaén, tiene orígenes prerromanos. Quizá proceda de Ubeta, nombre que sugiere el río Betis (Guadalquivir), que discurre cercano.
Los árabes la llamaron Obdah, de donde ha derivado el nombre actual.
Úbeda y Baeza son una de esas maravillas que hay que visitar alguna vez en la vida. Contemplar los olivares que rodean ambas localidades es una maravilla. No me extraña que Antonio Machado gustara de realizar largos paseos entre una y otra ciudad.

Respecto a Pesadas de Burgos, puedo decir que hay topónimos que llevan a engaño por etimología popular. Naturalmente que podemos bromear sobre el tema, pero esta localidad es interesante porque "pesar" priviene del latín pensare, de donde deriva "pensar". Sin embargo, pensare también tenía las acepciones de juzgar, apreciar, valorar, meditar, compensar, pagar, cambiar, comprar o rescatar, además de pensar.
Yo me inclinaría por la actividad mercantil, por el trueque, o puede que el nombre venga de pesar mercaderías. Pero sí, el topónimo es gracioso, algo parecido a lo que pasa con Aveinte, en la provincia de Ávila, que curiosamente está a veinte kilómetros de Ávila.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Halloween

Que se metan Halloween donde les quepa, sería emplear una expresión un tanto agresiva que no sé si merece el costumbrismo celta y anglosajón.
Supongo que el cine norteamericano ha tenido mucho que ver en que ahora nuestros jóvenes adolescentes piensen en el 31 de octubre como la fiesta de Halloween y no en el 1 de noviembre como la festividad de los Difuntos. Que mis alumnos no sepan qué es comulgar o santiguarse, pero estén preparados para saltar esa noche la tapia del instituto, soltar petardos y tirar huevos en la fachada, o romper lo que se les antoje, entra dentro del nuevo costumbrismo, de la cultura de consumo y del todo vale con tal de divertirse y no me toques los cojones con tus moralinas. "Es que es Halloween y ya está".
Comprendo que para estas nuevas generaciones de maleducados, hijos de padres desentendidos, lo de honrar a los familiares muertos, tíos, abuelos, padres, etc, no es divertido porque no incluye bailar sobre la tumba o pisotear las flores.
Y es que hoy en día no hay que tomarse nada en serio, ni siquiera a la muerte, de modo que este Halloween importado, con su márketing y su impronta televisiva es el sustituo del día de Todos los Santos y podría convertirse en uno de los mandamientos de la sociedad futura. Trick or treat? ¿A que mola?