Páginas vistas en total

domingo, 17 de abril de 2016

El espíritu de la negociación.

El panorama político actual es francamente interesante, sobre todo después de las última elecciones generales en las que el Partido Popular ha vuelto a ganar.
Del llamado arco parlamentario ha surgido una diversidad previsible como reflejo del cansancio de los españoles ante la vieja política y como fruto del desgaste de unos y otros después de los años duros de crisis económica.
Sorprende que el Partido Popular haya vuelto a ganar, no así la pérdida de votos y escaños como consecuencia de las medidas tomadas por la crisis económica, la traición a sus votantes tras el incumplimiento del programa electoral y los numerosos casos de corrupción. Sin embargo, no debemos perder de vista el hecho de que, a pesar de las medidas impopulares, el Partido Popular ha vuelto a sacar a España de un verdadero atolladero después de que explotara la burbuja económica en la que vivíamos fruto de las políticas que ellos mismos y el Partido Socialista han llevado a cabo a lo largo de los años de democracia.
El Partido Socialista ha obtenido el peor de los resultados de la democracia ya que no ha podido reponerse de las consecuencias nefastas del gobierno Zapatero así como tampoco ha sido capaz de desarrollar un rumbo coherente como partido socialdemócrata; todo lo contrario, más bien ha emprendido una senda zigzagueante en busca de una nueva identidad de izquierdas que no ha sabido perfilar nítidamente. Asimismo, se ha dejado seducir por los nacionalismos, sobre todo en Cataluña para rectificar finalmente justo cuando el proceso independentista parecía imparable.

Está claro que de la pérdida de votos de los partidos tradicionales que se han alternado el poder se han beneficiado Podemos y Ciudadanos, los llamados partidos emergentes. Podemos ha logrado generar un discurso coherente desde la base del 15M, del hartazgo de la sociedad que más está sufriendo la crisis y del desgaste del sistema político actual. Además de no tener antecedentes para sufrir un desgaste de votos, se ha nutrido de los votantes radicales nacionalistas en favor de la autodeterminación, lo cual explica el aumento de los votantes en los últimos comicios.
Respecto a Ciudadanos, su entrada en el Congreso ha sido un éxito a pesar de que se esperaba que fuera mayor el apoyo que recibiera de los votantes. Quizá su papel como partido indefinido entre la izquierda y la derecha tradicionales y el sello que se le ha puesto de marca blanca del PP, no le ha permitido despuntar de la misma forma que lo ha hecho Podemos, que ha fagocitado el voto de la antigua Izquierda Unida.

A unos y a otros se les ha llenado la boca diciendo que hay un nuevo tiempo para la política, para la regeneración del sistema democrático, para el diálogo abierto, para ser capaces de pactar, de entenderse, de tomar la política como la plataforma para solucionar los problemas de los ciudadanos al margen de las ideologías, de las líneas rojas y sin embargo, ¿qué tenemos después de la designación por parte del Jefe del Estado del candidato para la formación de un gobierno? Lo mismo de siempre.

El Partido Popular ha querido pactar, no estoy muy seguro, sobre la base de su programa y ha pretendido que el resto de partidos constitucionalistas se sumen a sus medidas sin tener en cuenta el contexto de corrupción en el que se han visto implicados algunos miembros de su aparato político;
El Partido Socialista se ha negado, desde el primer momento en que Rajoy fue designado por el Rey como candidato, a pactar con el Partido Popular sin que conozcamos otras razones más allá de la conocida oposición típica entre la izquierda y la derecha, cuando la mayoría de los ciudadanos somos conscientes de que hay más puntos en común entre estos dos partidos de los que se pretende escenificar como verdaderos. Parece que conviene tener un oponente que batir desde un punto de vista electoral para seguir teniendo una posición en el panorama político;
Podemos se niega a pactar si está en ese pacto Ciudadanos y estos, a su vez, se niegan a pactar si ocurriera lo mismo con Podemos.

¿Qué ha ocurrido entonces? Que Socialistas y Ciudadanos han llegado a un acuerdo que se basa en el desarrollo de más de 200 puntos con los que pueden dar salida a una serie de medidas que satisfarían las expectativas de su militantes y, por ende, de muchos millones de votantes. Pero han llegado a una vía muerte una vez que ni el Partido Popular, porque no estarían en primera fila en ese pacto, habiendo ganado las elecciones, ni Podemos, por no poder pactar con partidos de derechas, según ellos, van a sumarse a ese pacto.

¿Qué está ocurriendo, por tanto? Que ese espíritu nuevo de negociación, esa segunda transición, esa España nueva, ese nuevo estilo de hacer política se ha quedado en mera palabrería. Esa actitud que parecía que iba a caracterizar una nueva etapa y a unos políticos nacidos en democracia está brillando por su ausencia y parece que las esperanzas de cambio en la capacidad negociadora de los líderes actuales se están desvaneciendo incluso entre aquellos que, como Rivera o Iglesias, han subrayado tanto en esta necesidad.

Los españoles estamos, después de cuatro meses, en una situación de estancamiento, de punto muerto, tras la cual se abre un nuevo turno electoral que poco o nada va a aportar como novedoso. Seguro que muchos votantes se sentirán frustrados o decepcionados y puede que muchos opten por abstenerse en lugar de perder el tiempo acudiendo a las urnas, porque, al fin y al cabo, el país funciona. Puede que muchos otros vuelvan a votar lo mismo porque estén convencidos de que lo hacen por la mejor opción para su país. Y puede que el espíritu de la negociación, ese nuevo estilo de hacer política, se desvanezca poco a poco hasta el punto de decantar a los votantes por las opciones tradicionales que en la elecciones del 20D habían desestimado. Sea como fuere, todo esto confiere a los españoles el papel de espectadores de un fracaso, de una farsa en la que sigue primando ser de izquierdas o de derechas y no cuáles son las necesidades de los ciudadanos.

lunes, 28 de marzo de 2016

Para prescindir de ti.


Para prescindir de ti
(perdona que lo exprese de este modo)
sería preciso retorcerle el sentido al pensamiento,
pensar, por ejemplo, que en tu ausencia
no se anula el tiempo,
que sigue siendo útil
para ocuparlo con proyectos. Y, si bien,
requeriría un aprendizaje
de días o semanas
en los que, centrado en mis quehaceres,
no sucumbiera a la añoranza
que entretiene mi mente
y paraliza mi cuerpo,
ya no penaría en la zozobra del recuerdo
al sentirme privado de ti,
ni me abordaría la inquietud
de saberte o dudarte
prendida en otros ojos.

Todo sería distinto
si aprendiera a prescindir de ti
porque aquella que recorre
los pasillos de mi casa,
quien entra en el salón
y se despoja del abrigo
sin colgarlo en la percha
(allí sobre la silla está bien,
todo junto, con el bolso, el gorro y la bufanda)
la que llega y directamente se sienta,
y pide agua, con el móvil
en la mano, las piernas cruzadas y la mirada
perdida en la pantalla,
esa no eres tú,
sino la idea de ti
que vaga alrededor en tu ausencia,
aquella que en el baño
perfila las pestañas y se peina,
o se ducha sin jamás cerrar la puerta.
No, no eres tú, sino la imagen de ti
sobre el sofá cuando te abrazas con la manta,
de ti, perdurable y constante
cuando te tumbas en la cama,
bocabajo, como siempre,
en silencio y me esperas.



lunes, 25 de enero de 2016

Paraíso.

No he pretendido jamás
el paraíso,
no he perseguido sus dones,
el idilio de sus frondas,
la apacible suavidad
de vergeles anhelados,
nunca subí por la escala
que conduce al firmamento
a ceñirme la armonía
de los astros y los cuerpos
celestes.

Yo camino, en todo caso,
en pos
del edén de la mañana,
que no se encierra en espacios
remotos, imaginados,
recónditos, ni soñados,
que no se fecha en el tiempo,
que no puede recordarse,
voy detrás de los vestigios
de los templos que se alzaron
en las cumbres de la nada,
de la verdad intangible
que nunca tendrá su forma,
de la pureza que anida
sobre una tierra latente
en un ignoto remanso.

Y así, sereno,
poco a poco, paso a paso,
me voy sumiendo en tu seno,
voy caminando la senda
que conduce a tu regazo,
y persigo tu mirada,
el sutil itinerario
que tus pupilas me enseñan,
el idilio de tus frondas,
la armonía de tus dones,
el jardín de la mañana,
las parcelas de tu piel,
los secretos de tu carne,
desplomarme sobre el tiempo
para sentir que es tangible
el edén en el que late
la inquietud de los remansos,
donde habita la pureza
de tus ojos y mis pasos.

martes, 26 de mayo de 2015

Renacimiento.


Sólo quiero vivir en paz,
renovar mi cuerpo desde el dolor causado,
desde el perdón que pido a voz en grito,
abrir mi casa de par en par
a la vida que resta por vivir
como un don que no merezco.

Y si he de vivir en este absurdo
con nuevo afán
para afrontar cada proyecto,
que no sea en vano,
que quienes me rodeen cada momento
crean que mi voluntad es sincera,
que está cargada de sentido
aunque haya de vivir en este absurdo.

Yo quiero redimir mi culpa
sin echar la vista atrás, quizá lo justo
y necesario, y arder en el fuego eterno
si es preciso, y ahogarme en el agua
de mi nuevo bautismo,
que anegue mis pulmones
y revienten cuando ya no puedan contener
su transparencia. Y cuando se renueve
mi alma desde el cimiento de las cicatrices,
quiero ascender desde el infierno
hasta las cumbres del paraíso
a esperar que llegue la hora,
a corazón abierto,
sin otro techo que el cielo de tus ojos.



sábado, 9 de mayo de 2015

Invocación.

Sobre esta playa, bella Doris, sobre la arena que templa
el sol del mediodía, al pie de tus aguas bautismales,
yo te invoco, diosa de la mar mediterránea,
para que emerjas desde tu abisal descanso
a socorrer a este proceloso marinero
en busca de su Argos.

Yo te conjuro, hermosa oceánide
de melodioso canto, a recibir
mi ofrenda al cobijo de los acantilados,
a beber melifluo néctar
y blanco jugo de mis manos.
Surca el mar coronada de corales rojos, acude rápido,
deslízate a través de las corrientes
cubierta con la túnica iridiscente
y atiende mi llamada.



viernes, 24 de abril de 2015

Cáliz de la aurora.

Busco la verdad
entre quienes me rodean,
el sentido de las cosas
que acontecen a mi alrededor,
quiero entender sus motivos,
los fines últimos
por los que se sucede
el arte de lo cotidiano.

Busco en mi casa vacía,
entre objetos que no me pertenecen,
entre multitud de proyectos ingratos
un palmo de tierra sólida
y firme sobre la que asentar
mi cuerpo inerte, mi mente cansada,
quiero encontrar el impulso que da sentido a la vida,
por el que todo se sucede.

Busco, pero no lo encuentro
si no es en ti,
cáliz de la aurora,
que brotas del invierno
en la planicie como una estrella,
como la verdad primera
desde el invisible remanso
del firmamento añil.

Ça va.

Bonjour, ça va!
Un susurro al oído
despereza la mañana
calada por el frío del invierno que comienza.

Las luces de las calles
aún iluminan con intensidad esta hora temprana
y se calzan los zapatos de la gente
que transita con diligencia
camino del metro.

El tiempo apremia.
Me dispongo al trayecto
con mi última lectura,
a ritmo de parada en cada estación,
un recuento interminable
-il en reste neuf, il en reste trois-
durante el cual te busco, intuyo tu presencia,
adivino tus ojos lectores detrás de cada página
como luego, entre la multitud
ensimismada a través de los pasillos
del metro hasta ascender de nuevo a la superficie.

En la calle,
todo me conduce a ti,
en este amanecer, en esta orilla turbadora.
Ahora o al cabo de diez minutos,
mientras espero en esta encrucijada,
podría decir: Comment ça va?,
y cuando aparezcas en tu coccinelle celeste
ataviada con tu gorro jaspeado de tela marrón
a cuadros, todo podría ser un sueño
tras cerrar la puerta del coche
y ocupar mi asiento.
Así comenzaría el viaje rumbo al este,
hacia el sol que apenas remonta el cielo,
le soleil que baña nuestros rostros
e ilumina las palabras
invitado al festín del coloquio.

Si todo fuera un sueño
vestido de abrigo y bufanda,
en route, rumbo al este,
donde espera el mar que tantas veces retrataste
para atrapar su incesante murmullo,
si todo fuera un sueño
qué agradable sería probar la sal de tus manos,
restañar las heridas de la memoria
en cada tramo que abandona el camino,
qué agradable sería
cubrir tu perfil sereno con los besos del alma
y contemplar el tibio horizonte de tu mirada
perdida en el asfalto.

Y puestos a soñar, me acomodo en el asiento
para evocar La Bohème
que musitan tus labios; yo sería el pintor
que matizara las líneas de tu cuerpo
-la ligne d'un sein, la ligne d'une hanche-
entre sábanas de azul intenso,
inmersa en la luz del estudio
sobre la cama.
Qué fácil sería amarnos,
-tomar café tras un alto en el camino-
pasear por las calles de Montmartre
confundidos entre la multitud.

Y si esto no es un sueño,
qué cuerpo suplanta mi voluntad,
qué inquietud agita mis huesos,
tensa mis manos,
qué distancia guardan mis pasos
y, sobre todo, quién eres tú
si esto no es un sueño.

Las calles quedaron vacías
y el aire sopla frío y violento
al pie de la playa.
Yo quisiera asirme de tu brazo,
sentir la maravilla de tu cuerpo,
pero no sé aún quién eres,
no sé qué magia envuelve
esta soledad, este instante breve e intenso
en el que se escaparon los besos y los abrazos
justo antes de partir
rumbo al oeste prendidos de un sueño.