Páginas vistas en total

viernes, 4 de mayo de 2012

LA PEPA: EL SUEÑO CONSTITUCIONALISTA. VIII. LIBERACIÓN NACIONAL Y PARTIDOS POLÍTICOS.

LA GUERRA DE INDEPENDENCIA. LIBERACIÓN NACIONAL Y VACÍO DE PODER.
POSICIONES POLÍTICAS DE LA RESISTENCIA.

La guerra contra Francia nació como un movimiento en contra de las ideas revolucionarias y como un movimiento de liberación nacional que implicaba, a la vez, la reivindicación de Fernando VII como rey frente a José Bonaparte.
Entre las masas de sublevados, fundamentalmente campesinos, mendigos y población de las pequeñas ciudades, había dos corrientes de pensamiento que quizá dibujan lo que poco a poco irán conformando las dos Españas: por una parte, un grupo de conservadores y reaccionarios que se oponían a la renovación revolucionaria de las instituciones del estado; por otra parte, una minoría que consideró que había llegado el momento de superar las viejas estructuras, eliminarlas y configurar un nuevo concepto de Estado. De este grupo minoritario formarán parte los intelectuales de las grandes y más prósperas ciudades.
Esa distinta forma de planear la organización de España, quedó latente mientras el objetivo prioritario no fuese otro que expulsar al invasor.
A modo de resumen, desde el inicio de la sublevación pueden observarse los siguientes partidos:

  1. Los afrancesados. Fieles a José Bonaparte, son partidarios de dar continuidad al despotismo ilustrado y de emprender las reformas necesarias. Doce mil familiares habrían de exiliarse tras la derrota imperial y volverán a España con los mismos ideales y con una gran capacidad de influir en la sociedad.
  2. Los absolutistas. Son partidarios de una monarquía al estilo del Antiguo Régimen en la que la nobleza y el clero juegan un papel fundamental. De hecho muchos clérigos se ponen a la cabeza de la resistencia arrastrando grandes masas populares en pos de la religión, el rey y la patria.
  3. Los reformistas. Ya hablamos en capítulos anteriores de cómo Floridablanca encarnaba el reformismo dentro de las bases que marcaba el despotismo ilustrado. Por contra, Jovellanos se encontraba más ligado al pueblo y esperaba que las reformas fuesen encaminadas más a la liberación de sus trabas sociales.
  4. Los liberales. Desean una transformación integral de España y abogan por la soberanía del pueblo encabezada por la burguesía. Propugnan una reforma de las instituciones políticas y civiles y ven en Napoleón a un enemigo de la libertad.
Anes G. El Antiguo Régimen. Los Borbones.
Artola M. La burguesía revolucionaria.
Aymés J.R. La Guerra de la Independencia en España.
Fontana J. La crisis del Antiguo Régimen. 1808-1833.
García Nieto C. Y otros. Revolución y Reacción V.I.
Lovett G.H. La Guerra de la Independencia y el nacimiento de la España contemporánea.
Marx y Engels. Revolución en España.
Pabón, Comellas, Sosa. Historia contemporánea General.
Sainz de Varanda R. Colección de leyes fundamentales.
Solé Tura y Aja E. Constituciones y periodos constituyentes en España. (1808-1936).
Tuñón de Lara M. La España del siglo XIX.
Vilar P. Historia de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario