Páginas vistas en total

viernes, 15 de julio de 2011

Nuestra Señora del Carmen

Queridos amigos:
Hoy es el último día de mi vida como fumador. Han sido más de 24 años dándole a la nicotina y creo que ha llegado el momento de comenzar una nueva vida.
Este maldito hábito se ha convertido en una obligación en la que caigo una y otra vez sin tener motivos, como el hecho de estar nervioso y todas esas tonterías que decimos los fumadores. Muchas veces se fuma porque no se tiene nada mejor que hacer y otras, porque lo hice el día anterior a la misma hora después del café.
Así que ahora que me voy a Santa Pola, población alicantina cuya patrona es la Virgen del Carmen, me encomiendo a ella con la esperanza de que me guíe por esta senda de racionalidad y sentido común. Mañana es la onomástica de las cármenes de España, que mi abuela materna también lo era, Carmen, poema en latín, qué bonito, ¿no? Pues eso, que un 16 de julio recibí la notica de que iba a ser padre por primera vez, que yo sepa, y creo estar en lo cierto, que era mi primer hijo, y creo que tantos acontecimientos relacionados con esta fecha merecen la ocasión. Además es el segundo año que comienzo las vacaciones en este día...
En fin, quería haceros partícipes del gozo infinito que siento por ser capaz de dejar de fumar media cajetilla diaria, pero no descarto volver a probarlo esporádicamente, sin que por ello vuelva a convertirse en un hábito.
A partir de ahora, si veis que no sé que hacer con las manos, si me como las uñas, o los palillos o notáis algún cambio en esa forma de ser que me caracteriza y que tanto valoráis, si me encontráis "huraño sin motivo", sabed que podéis seguir contanto conmigo.
¡Hala! que me voy a fumar el último, aunque pasen ya cuarenta y cinco minutos de las doce de la medianoche.
¡Virgencita, virgencita! Yo imploro tu ayuda en este trance! Pero si cometo mayor número de actos impuros a partir de ahora, espero contar con tu comprensión. AMEN.

4 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu decisión: tu cuerpo se alegrará y tu salud en el futuro, seguro. Lo de los vicios, como comerse las uñas, aunque se superen, son para toda la vida. Yo dejé de morderme las uñas hace un año, pero te aseguro que podría recaer en cualqier momento. Cualquier descuido es fatal. Lo importante es que pienses en lo logrado, y en lo positivo que es.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, Dios mío, no sé si me lo creo! Que la Virgen del Carmen (Stella Mari, "poema" en latín, "jardín" en árabe) te guíe en esta difícil travesía. Me alegraré de que llegues a buen puerto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A estas alturas del verano el único objetivo que me queda por cumplir es inaugurar tu blog con algún comentario. Me he hecho de rogar, la virtualidad no es lo mío, pero por fin me he animado.
    Felicidades por ir superando día a día esa adicción que tanto tiempo te ha acompañado (te envío mucha fuerza para que puedas seguir tu lucha); y felicidades por tus poemas y comentarios, son francamente interesantes. Espero que el nuevo año-curso que está a punto de comenzar te deje algún tiempo libre para que sigas creciendo en este tu proyecto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, cariño. Faltabas tú en este rincón, pero ya has aparecido. Me alegro mucho.
    Respecto al tabaco... no sé si la virtud se encuentra, en éste como en otros vicios, más en el hecho de tropezar por intentar hacer camino que en llegar a buen puerto. Ya sabes que soy más asceta que místico.
    En cualquier caso, me encanta que estés a mi lado y contar con tu apoyo una vez más.

    ResponderEliminar