Páginas vistas en total

martes, 19 de marzo de 2013

Caricias tímidas.

Tres. Cuatro.

Sediento de dulzura

me entrego en tu regazo
a las caricias tímidas
de tus manos etéreas,
templadas por un viento
voraz de mediodías.
Luego, se desvanece
tu piel en cada poro
sobre la imperceptible
quietud de las tinieblas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario