Páginas vistas en total

viernes, 5 de abril de 2013

Latido incesante.

Tres. Once.

De tu vientre y mi boca

un latido incesante,
un espasmo violento,
nítido, transparente
como el agua del mar
azul que imaginamos
brota, emerge espontáneo
para sucumbir juntos
en la espiral perversa
de las aspiraciones.

2 comentarios: