Páginas vistas en total

miércoles, 27 de febrero de 2013

Sólo tú.

Y ahora me pregunto por qué el azar me trajo a ti,
qué ignota confluencia en aquel instante no medido,
qué caprichoso plan o extraño designio me condujo
hasta el desierto páramo en que florecen los almendros.
Quizá, sólo quizá, en ese insignificante lapso
de indecisión sabía ya quién eras tú, dulce Ardena.

Tanta tierra quemada bajo mis pies, tanta quimera,
tanta fabulación en torno a la mística del sueño
no sirvió sino para enterrar la vida en cada lance,
y se necesitó una inesperada coincidencia,
una simple renuncia bastó, fugaz e inconsistente
para saber quién eras tú, clandestina y encriptada.

Y aunque perdure el miedo y no se despejen las incógnitas,
las palabras encarnan los sentimientos que albergaron
durante tantos años, calladamente, sin saberlo,
nuestras almas inquietas. Tu corazón ya era el mío,
tu pasado también era mi pasado y, sin embargo,
no supimos fijar aquellas promesas y caricias
bellas que imaginábamos, no supimos renunciar
a la costumbre; tú no sabías, yo nunca lo supe.


6 comentarios:

  1. Joder, me quito la gorra ante tanta belleza literaria. Realmente impresionante. Eres un maestro de las letras, sin duda. !Por Dios!

    ResponderEliminar
  2. No tenemos abuela, pero tengo un hermano. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Moltes gràcies, Vitarax. Ha estat una sorpresa tornar a tenir notícies teves. T'agraeixo les teves paraules i sobretot que hi tornis de tant en tant per aquestes pàgines.
    Per si de cas, has de saber que fa uns dies vaig fer uns comentaris sobre els camps semàntics al blog en el qual col.labores. Feia temps que no us llegia.
    Una forta abraçada.

    ResponderEliminar
  4. Ja no col.laboro al blog, però igualment 'agraeixo les teves aportacions. Una abraçada forta.

    ResponderEliminar
  5. Quin fàstic! Crec que podries obrir un blog propi, fet per tu per a tu.

    ResponderEliminar