Páginas vistas en total

lunes, 4 de febrero de 2013

Brazos.


Dos. Seis.

Cautiva y suplicante,
alzaste generosa la mirada.
Tus brazos se enlazaron
a mis brazos, asido
a la cintura mágica del alba.



2 comentarios:

  1. bello, hermoso, misterioso, como el deseo de parar el tiempo y que un segundo, un instante, se haga eterno, como lo inmortal, semilla de nuestra esencia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Lo estás captando porque tú eres un poeta aunque no te prodigues tanto. Esta serie de poemas, estas liras quieren captar instantes, segundos de una experiencia amorosa para salvarlos del paso del tiempo, para hacerlos eternos y salvarlos del olvido; aunque, como dijo Cernuda en un magnífico e irrepetible poema, el olvido no es más una forma más de mostrar amor. Te quiero, decía, y también lo decía con el olvido. Magnífico tú y magnífico Cernuda.

    ResponderEliminar